El Destino desde los Antigüos Mexicanos / columna 4

Updated: Sep 3, 2019

El Destino desde los Antigüos Mexicanos


Para abarcar este tema no hay de otra que partir de la filosofía. Pero cuando ponemos filosofía en la mesa, habría que preguntarnos ¿cuál? Vamos muy superficialmente a explorarlas.


La referencia inmediata podrían ser los griegos, filosofía que se resignifica con la conquista del Imperio Romano dando como resultado lo grecolatino. Corriente de pensamiento romano que germina en las provincias que había conquistado. Europa Será entonces la sede del mismo.


Por otro lado tendríamos que considerar la teología católica que impera en Europa y durante la edad media también como filosofía, inspirada en el Judeo – Cristianismo.

No podemos excluir Asia e India, donde la mística filosófica de sus Culturas permanecen vivas con fuerza hasta nuestros días.


Finalmente la 1ª y 2ª Guerra marcan un parte aguas en Europa, lo que trae consigo un replanteamiento del Ser, del existir. Retomando desde Grecia, pasando las ideas de la ilustración hasta llegar precisamente a ese durísimo momento de crisis, donde; junto con el resquebrajamiento de sus ciudades y sistemas políticos, el humano intenta plantearse y replantearse qué salió mal. Dando como origen a los movimientos contemporáneos del humanismo.


Desde la filosofía grecolatina, hasta llegar al humanismo mencionado; la filosofía se centra en el Ser humano y su existencia. Para la mística cristiana la preocupación del Ser; será el triunfo de las virtudes sobre los vicios para ganar la vida eterna. En el Oriente la liberación del Ser a través de la iluminación será el foco.


Hoy por hoy, en pleno siglo XXI se considera que no existe algo como “filosofía mexicana” a niveles académicos, ya que los filósofos mexicanos contemporáneos derivan de algunas de las escuelas ya referidas.


A título personal, esto es un poco (un mucho en realidad) meternos el pie, como en muchas cosas ya lo hacemos los mexicanos (ahora que escribo esto, ese meternos el pie puede ser ya parte de nuestra filosofía). Aunque falta mucho estudio y abordaje serio sobre el mexicano actual (amplio material tiene en la psicología, la sociología etc de donde cortar) podrían arrojarnos luz sobre estas prácticas que revelan que tenemos bien metida hasta en los huesos una filosofía mexicana.


Dejaremos que los expertos se planteen tan jugoso tema, por ahora podemos aventurarnos a referir que esta “filosofía mexicana” va a ser hija inicialmente de la herencia prehispánica. Ya que, por mucha conquista o imposición (si es como alcanzamos a comprender el evento histórico) las formas de hacer las cosas del indígena cambiaron, pero las motivaciones profundas del mismo no. A esto le llaman “sincretismo”, del cual su servidor disiente. El fenómeno de la sobrevivencia del alma indígena (si se me permite así decirle a la cosmovisión [revisar nuestros artículos anteriores para contextualizar]) me parece corta al definirla como sincretismo. Una fagocitación, una deglución, una inoculación es más precisa describir el fenómeno; donde, desde adentro lo que aquí vivía se acomodó en las nuevas formas en una engañoso, conveniente y pacifico sometimiento en el que aparentemente el indígena renuncio a sus formas, pero desde el interior y en las nuevas formas, sin que el extranjero pudiera imaginarlo ni impedirlo se impone poco a poco como lo que es, dueños de esta Tierra.


La filosofía mexicana tiene entonces como madre el pensamiento de las culturas prehispánicas heredado a través de un alma o dicho de otra forma, un inconsciente colectivo. Que sin palabras nos hace ser parte de esto a lo que llamamos México.

La segunda vena que compone esta filosofía será aquello que Europa, a través de España específicamente nos permea y hereda como la actual Cultura mestiza que somos. También los siguientes eventos históricos, hasta nuestra relación con el vecino del norte han impactado. Pero, reitero el núcleo ancestral sigue vivo.


Entonces ¿existe una filosofía mexicana? Pero claro que existe, y al igual que las mencionadas al principio tiene su riqueza y aporte que dar al mundo, hija de los distintos pueblos originarios de Mesoamérica. Sin embargo, es real también decir, que en serio no ha sido tomada, pues el mexicano de hoy aunque orgulloso de su pasado no valora ni conoce el mismo en realidad. Como si ser hijo fuera suficiente para llenar de orgullo al padre. Fíjense ¡justo ese es el punto!, como un hijo que dice - ah sí, ese Señor que todos admiran es mi padre y yo soy su hijo – (¿Quién sabe quién haya sido? O lo que haya hecho…) por lo tanto me corresponde esa herencia. ¿Y qué creen? la herencia, simplemente no llega. Pues sí, por eso estamos como estamos.

En el artículo pasado abordamos al hombre frente a los Dioses, en el mismo charlábamos sobre la importancia para Mesoamérica “del Servicio a los Dioses y el Ser merecedor del don de existir”. Es ahí donde entramos al quite frente a las filosofías del mundo. Cada una mencionamos desde donde parte y hacia dónde va, nosotros los mexicanos estamos hechos de Servicio. Ese es el fin último del Ser, cumplir el destino impuesto por los Dioses, nuestro propósito. Y no hablamos de un Servicio en el sentido socialista, comunista etc… Servir como sirven los Dioses, Servir como sirve el Sol, Servir como sirve el Águila, Servir como lo hace el Campesino, el Guerrero Jaguar o el Tlatoani mismo. Cada uno desde donde le corresponde, en favor del Orden colectivo. Y aunque sociedad como la Mexica se distingue por ser altamente mal mirada por los pueblos tributarios y sometidos por su obsesión con la Guerra; usaban como filosofía de vida el Servicio a los Dioses, lo que al interior de su Sociedad les permitía una gran calidad de vida; convivencia justa y pacífica, con un importante desarrollo (si no es que único) para la época.


Habiendo viajado por las filosofías del mundo, la filosofía de la presente humanidad es la LIBERTAD Y LA EQUIDAD. Todos podemos Ser o hacer lo que queramos y valemos lo mismo; y aunque el planteamiento es muy seductor, en lo profundo choca contra la cosmovisión mesoamericana, sabiduría que nos diría que preponderar sobre el Servicio Sagrado como fin último del Ser, por la libertad; nos desintoniza de nuestro destino, de nuestras familias, de nuestra comunidad, de nuestro país… hasta de nuestros ancestros.


Solo recordemos a nuestros abuelos y abuelas (conectados en el corazón y dignos herederos de la cosmovisión ancestral aunque no lo supieran conscientemente) al SERVICIO; de su familia, de su comunidad. Podemos simplificar la nobleza de su herencia de la cual nacimos todos como gente sumisa o resignada, o será acaso que estaban sintonizados a su Destino, al Servicio.


Haalach Uinik B´aalam K´iin

Sacerdote Maya: Tradición Kíin Pech. Fundador del Centro Holistico Providencia AC, Institución Pionera Especializada en la Auténtica y Popular Medicina Tradicional Mesoamericana e Indígena.


Whatsapp +52 1 5548784339

www.centroholisticoprovidencia.com

21 views0 comments

Recent Posts

See All
  • b-facebook